Bebidas sin alcohol

Las bebidas sin alcohol van desde refrescos con gas o sin él a zumos, pasando por bebidas fermentadas o espirituosas libres alcohol, infusiones o batidos

Las bebidas sin alcohol son, por lo general, bebidas que imitan en lo medida de los posible bebidas alcohólicas pero que no poseen, como su propio nombre indica, alcohol. La proliferación de este tipo de bebidas se ha venido produciendo en los últimos años a una mayor escala, erigiéndose como un segmento de bebidas emergente a la par que asentado entre los consumidores.

Desde cervezas sin alcohol a distintos tipos de licores de producción más laboriosa, también sin alcohol. Las bebidas que podemos encontrar sin alcohol son muchas y muy diversas, casi como las que puede haber con él.

Además, dentro de este segmento de bebidas no solamente entran las que poseen características similares a bebidas alcohólicas, sino también agua embotellada, zumos, refrescos con gas, refrescos sin él o incluso infusiones; en definitiva, cualquiera sin alcohol, obviamente.

Bebidas sin alcohol

Origen de las bebidas sin alcohol

Las bebidas sin alcohol, hablando concretamente de aquellas que simulan las peculiaridades de las que sí llevan alcohol, surgieron de la necesidad de muchos consumidores por encontrar bebidas atractivas que no llevasen entre sus componentes alcohol. Por motivos de salud, porque se va a conducir, por causas culturales... muchas son las razones por las cuales una persona puede optar por bebidas sin alcohol.

Es por todo ello, que las bebidas sin alcohol se han hecho un hueco en las estanterías de los comercios.

Bebidas sin alcohol barra de bar

¿Qué bebidas sin alcohol podemos encontrar?

En el mercado podemos encontrar, como decíamos, infinidad de bebidas sin alcohol que emulan bebidas que sí lo llevan. Desde las más comunes como puedan ser la cerveza o los licores de frutas, a otras más difíciles de ver como puede ser el whisky, el ron, el vodka o incluso el tequila o la ginebra.

Pero, ¿cómo consiguen esto? Por lo general, la forma de obtener estas bebidas es emplear la mayoría de ingredientes originales que se utilizan para elaborarlas con alcohol, pero sin llegar al estado en el que este es añadido o creado (por fermentación u otros procesos).

Últimamente, se han puesto de moda los cócteles sin alcohol, combinados que imitan a otros clásicos con alcohol, pero sin él. Esto se consigue, obviamente, sustituyendo las bebidas alcohólicas por otras no alcohólicas. Tan fácil y sencillo. Puede que no sepan exactamente igual, pero la aproximación es espectacular.